Siempre hay alternativa.

 
 
Random Article


Restaurante La Raclette de Ataco, Concepción de Ataco Ahuachapán

 
 
Resumen
 

¿Qué esperar?: Buen ambiente viendo el parque, relativamente fresco. buen producto, atención lenta pero buena y sobre todo, disfrutar de Ataco un rato fuera de la ciudad.
 
Tipo De Restaurante:
 
Calidad
 
 
 
 
 


 
Precio
 
 
 
 
 


 
Servicio
 
 
 
 
 


 
Presentación
 
 
 
 
 


 
Ambiente
 
 
 
 
 


 
Total Score
 
 
 
 
 
3.5/ 5


 

Lo Bueno


Una experiencia diferente para salir de la ciudad y probar otras gastronomías. Buena calidad de ingredientes.

Lo Malo


Algunos alimentos fueron muy buenos y otros no tan buenos. Faltaba consistencia. El partido de fútbol por Sky no nos permite disfrutar salir de la ciudad.


2
Posted April 7, 2013 by

Tomando en cuenta que nosotros mismos promovemos el turismo en el interior del país, decidímos hacernos caso a nuestro propio consejo y nos fuimos a recorrer parte de la ruta de las flores en busca de experiencias turísticas, pero también culinarias.

Ataco es un pueblo que goza de una amplia propuesta de restaurantes y actividades turísticas. Hay varios restauranes en el área del parque y en otras vías importantes.

Nuestra elección fue: La Raclette de Ataco. En la esquina del parque, cerca de la Iglesia.

Comentemos antes que nada, ¿Qué es una raclette?

Bueno, el raclette, originalmente es un queso proveniente de la región de Valais, Suiza, el cual con el contacto con el calor derrite de una forma muy artesanal y se puede comer conjuntamente con diversos ingresidentes.

El queso raclette es lo que le da el nombre a la raclette, que en femenino se refiere a un platillo tradicional suizo que se come en diversas partes del mundo. El platillo se prepara derritiendo queso (no necesariamente raclette, aunque eso es lo tradicional) en una fuente de calor. En La Raclette de Ataco, así como en muchos otros restaurantes, utilizan un aparato eléctrico donde se pueden cocinar los alimentos en una plancha mientras se derrite el queso cerca de la fuente de calor. Al final se combinan los sabores de la comida cocinada con el queso y eso es la raclette.
El restaurantes es una casona en la que han aprovechado su terraza externa para colocar mesas y atender a los comensales. Decorado con unos tablones que tienen escritos algunos de los platos del menú y con las típicas lámparas de los farolitos de Ataco en los pasillos, así como algunas artesanías y cuadros de artistas locales contribuían a la decoración muy ecléctica del lugar. Bancas de pupusería, lámparas chinas, instrumentos musicales antiguos y televisores plasma donde pasaban un partido de futból, eran parte de la diversidad ambiental del restaurante.

Por ser Semana Santa, probablemente estaba más lleno que de costumbre, sin embargo la orden nos la tomaron con prontitud, aunque luego el servicio se hizo un poco lento y es que solo tenían dos meseros, pero nos imaginamos que normalmente no está tan lleno en un fin de semana regular.

Para iniciar una de las personas que nos acompañaban ordenó una crema de vegetales, de sabor aceptable, acompañada de abundate pan. Nos comentó que sintió la sopa muy fresca, con ingredientes naturales.

El resto de nuestra orden fue: Un asado típico, trozo de carne muy suave, frijoles fritos, plátanos fritos y chorizos. Acompañaban  el plato unas tortillas. El precio ($11.50) era un poco alto para lo que tenía el plato, sin embargo era lo suficiente como para quedar satisfecho.

Conejo al ajillo fue el siguiente plato, pero este si dejó mucho que desear. El conejo no estaba suave ni bien sazonado. Estaba un poco insípido. Estaba acompañado de unas papas que no estaban bien cocinadas, un poco duras y crudas. Este plato no nos gustó. Tenía buen sabor, pero no la cocción adecuada. El precio era $12.00 y la porción era medio conejo.

Estando en un restaurante llamado La Raclette, no podíamos irnos sin probar esta preparación tipica de Suiza. Tenían en el menú raclette original para compartir con papas y 4 tipos de embutidos a un poco más de 30 dólares para dos personas. En su lugar pedimos un raclette vegetariano, que traía diversas verduras para escoger y aunque no lo decía en el menú, nos llevaron dos tipos de carnes y cuatro tipos de quesos, así como mucho pan.

La grilla especial es llevada a la mesa para que quien la va a comer cocine sus vegetales y funda el queso para luego combinarlos con pan. Este costaba $13.50 por persona, y a pesar que lo que pedimos solo era para una persona, la porción era muy abundante. El platillo tenía Zucchini, berenjena, papa, champiñones, tomate y carne. Todo crudo para prepararse en el momento. Algunas variedades de queso como: Emmental, gouda, mozarella se mezclan para poner sobre los vegetales recien grillados. Lo único que no nos pareció es que los champiñones no eran frescos sino que de lata, lo cual definitivamente hace una diferencia en este tipo de platillos.

Aparte de raclette, en el menú tienen fondue, otro platillo típico de Suiza, tanto dulce como salado, aunque no tuvimos la oportunidad de probarlo en esta ocasión. Así que tendremos que regresar una noche para dormir en Ataco y acompañarlo con un buen vino, aunque la carta no era realmente tan extensa.

Lo bueno de lugares como Ataco es que ofrecen una gran variedad de opciones para elegir, esperamos que en nuestra próxima visita, la experiencia sea diferente.

¿Cuándo nos vamos para Ataco?


Enrique

 


2 Comments


  1.  
    victoria

    lahigiene de eselugar es pesima le venden los postres vencidos




  2.  
    rosa aguirre

    noDemasiado caro para lo que es el servicio, la comida y la limpieza, no me gustó





Leave a Response